radios on line 2.png
pacto pampeano - 03-05 737x125.gif
Municipalidad publi chica 00.gif
carniceria 03.jpg
fj rodriguez 200.jpeg
plex - mar 2021 (1).jpeg
el abuelo rene dic 2020.jpeg
La Colonia - Mauricio Mayer

La sequía se intensifica y 'pega duro'


El 2017 se despidió con una cosecha fina que podríamos catalogar de aceptable, pues si bien arrojó rindes buenos a excelentes, con una calidad razonable, el área fue exigua, al menos en la porción centro norte de La Pampa. En lo que a cosecha gruesa se refiere, la situación dista mucho de la recién mencionada. El inicio de las labores de cara a la zafra gruesa 2017-18 había sido auspiciosa, pero los calores del mes de diciembre, sumados a una falta de precipitaciones, a los trabajos tardíos motivados por la anterior inundación y al uso consuntivo de las plantas (transpiración de los cultivos y la maleza), poco a poco agotaron las reservas de humedad del suelo, situando a la economía agrícola pampeana en un delicado abismo. De no llover antes que finalice enero, el mes más crítico del año en cuanto a temperatura y demanda de humedad, sin duda que la producción se verá afectada. En lo que a ganadería se refiere, como ya mencionamos en otra columna los productores han retenido cabezas, elevando la carga de los campos, lo que también pone en una coyuntura delicada a la cadena forrajera. No son pocos los productores que están recurriendo fuertemente a la suplementación.

Adicionalmente, el buen desarrollo de las alfalfas durante el mes de diciembre, sumado a un inicio de año seco, generó que la leguminosa “carretille bien”, es decir que florezca y cuaje (grane) bien, motivo por el cual la inmensa mayoría de los productores se esperanzaron en una cosecha de semilla de alfalfa, destinando los potreros para ese fin, achicando aún más la disponibilidad de forraje para el pastoreo directo o la confección de heno pensando en el invierno 2018.

La peor parte de esta sequía (por ahora coyuntural) a la que está sometido nuestro territorio provincial, se la están llevando los productores con los lotes de maíz, soja y girasol sembrados temprano. Si la escasez hídrica no se revierte de inmediato, sin duda estos cultivos sufrirán pérdidas irreparables, con mermas de producción que producirán quebrantos en los márgenes brutos de los productores inmersos en esta dura realidad. No solo por el estrés hídrico propiamente dicho, sino además hay que considerar el stress térmico, del cual poco a poco todos los años sabemos un poco más, y el cual puede llegar a provocar mermas severas de producción en lotes aún con agua almacenada en el perfil edáfico, si el mencionado fenómeno es muy intenso y duradero durante el período crítico (floración).

Los cultivos de segunda que se lograron establecer, que no fue toda el área sino una parte (aproximadamente el 50/60%), están con un desarrollo muy pobre, retrasados por los golpes de calor y la falta de lluvia necesaria para restituir el status hídrico en la porción superficial del suelo (donde más nutrientes hay). Sin duda, de mejorar la coyuntura hídrica a fin de mes como prometen los pronósticos, se deberá trazar alguna estrategia de fertilización para recuperar en parte el tiempo perdido, fomentando el desarrollo del área foliar fotosintética para obtener producciones razonables. Demás está decir que la ventana de siembra de cultivos de segunda cerró hace quince días, con lo cual no hay ninguna posibilidad de que el área plantada se incremente en esta campaña, solo podemos trabajar tratando de aumentar rinde (crecimiento vertical).

En resumen, de no llover antes que finalice enero, los cultivos van a empezar a descontar rinde de manera importante, resintiéndose la producción agrícola de la provincia de La Pampa toda. Los lotes con más futuro y que todavía tienen posibilidad de retomar el normal proceso de crecimiento, si se revierte la falta de humedad, son los sorgos, maíces y sojas sembradas de manera tardía. Girasol tardío hay relativamente poco. Ahora bien, en qué grado estos lotes sembrados de manera demorada se podrán recuperar, dependerá de la tecnología aplicada.

Si los mismos fueron plantados en sistemas de siembra directa, con adecuado control de malezas, fertilizados y sobre todo con el concepto de un estructura de cultivo defensiva, es decir ralos (con baja densidad de siembra) y espaciados, sin duda las posibilidades de éxito se multiplican; aquellos que hayan optado por estrategias ofensivas de producción buscando rindes superlativos, seguramente tendrán perdidas de mayor importancia y de difícil reversión.

Para finalizar, diremos que se vienen momentos duros, donde aquellos productores que hayan pagado alquileres exagerados, aplicando paquetes tecnológicos inapropiados para nuestra provincia, ya sea por exceso (estrategias ofensivas y onerosas de producción) o por defecto (lotes infestados de malezas u otro tipo de “ahorros” mal entendidos), tendrán quebrantos importantes, solo resta saber si la seca se acentúa y democratiza las pérdidas, o las precipitaciones oportunas les permitirán a quienes trabajaron correctamente obtener rindes aceptables y salir airosos de una situación que a priori se presenta muy complicada.

Mariano Fava: Ingeniero Agrónomo (MP: 607 CIALP) - Posgrado en Agronegocios y Alimentos - para El Diario - @MARIANOFAVALP

#Sequía #cosecha #LaPampa #Lluvia #siembra #alfalfa #girasol #Maíz

cew - publi.jpg
ACA Publi 250.jpg
Antartida Seguros
ale ana 300.jpeg
Carlos Kisner 200
¿Cuál es tu opinión de ésta noticia?